viernes, 27 de diciembre de 2013

ALIEN UROTSUKIDOJI (2009)




Fue a principios de los noventa cuando la saga de animación Urotsukidoji (1987…), obra del autor Toshio Maeda,  irrumpía en nuestras estanterías de la mano de las distribuidoras Manga Films y Cartoonia. Aquellas grotescas mezclas de gore y pornografía en dibujos animados (encuadradas según el fandom especializado en el subgénero conocido como “monstruos tentaculares”, debidas a las violaciones perpetradas por los múltiples tentáculos de monstruos de otros mundos hacia jovencitas humanas) las veíamos  a escondidas, sabiendo que hacíamos “algo prohibido”, creando una sensaciones que son difíciles de explicar ahora; y me atrevería a decir que si las juventudes actuales se enfrentaran hoy a un primer visionado las catalogarían de aburridas y poco espectaculares. Pero eran otros tiempos, claro. Con todo, muchos de los que fuimos fans de la saga animada por aquel entonces, nos preguntábamos como sería una de esas películas en imagen real. Antes de que Internet funcionara como lo conocemos hoy, vivíamos de rumores, y la existencia de films sobre “monstruos tentaculares” con actores  era algo en lo que todos queríamos creer. En esta nueva época, sabemos que aquellas películas existen, y que además, gracias a la distribuidora Trash-O-Rama, podemos tener en nuestras colecciones (y subtitulado al español) al menos un título de estas características, concretamente  Alien Urotsukidoji de Kanzo Matsuura. Y es que, aunque el film nada tiene que ver con la saga creada por Maeda, los momentos sexuales recuerdan demasiado a los expuestos en los clásicos animados. Aunque la película presenta una nueva situación, y es que en lugar del rollo fantasioso-demoniaco, se desarrolla más bien dentro de las coordenadas de la ciencia ficción, pues los monstruos violadores aquí son extraterrestres violentos. Pero vayamos por partes y empecemos con el argumento: la princesa Bianca, de Oak, es secuestrada por los líderes de un planeta enemigo, usándola como rehén para llevara a cabo sus diabólicos planes. A su rescate acudirá un mini-comando en el que se encuentra Asteria, una bella guerrera sin temor a nada. Pero los villanos cuentan a su favor con el apoyo de peligrosos alienígenas, algunos de ellos poseedores de temibles tentáculos con los que penetrar a sus víctimas por todos los orificios posibles…
Bizarrada máxima, claro está, con una duración de poco más de una hora, se trata de una película de bajísimo presupuesto, cuyo diseño de producción es pobre a más no poder. No obstante, se trata de un film tan imposible que alucinar con él es sencillo, y puede resultar perfecto en una sesión de cine en casa con los amigos. La mayor parte del metraje lo compone una escena de violación de casi 30 minutos por parte del alien hacia la princesa Bianca, que hace que nos preguntemos exactamente hacia qué tipo de público va dirigida la película. En otras palabras, ¿habrá personas que se exciten viendo como un enorme bicho viola con sus tentáculos durante media hora a una jovencita, por mucho que la moza esté de buen ver? Si la respuesta es afirmativa demuestra que mucha gente necesita ayuda urgentemente. Pero si se consume sin intenciones orgásmicas, más bien para flipar con lo que es capaz de hacer un tío con una cámara y un poco (muy poco) de presupuesto, Alien Urotsukidoji es perfecta.     
                   
Ciertamente, y al igual que otras películas comentadas en otros posts de este blog, Alien Urotsukidoji no es exactamente un film de artes marciales...ni muchísimo menos. Sin embargo, la guerrera protagonista se no es presentada como una experta luchadora  combatiendo a base de patadas y puños (y pistolas, todo hay que decirlo) no sólo contra los viciosos monstruos, sino también contra unos esbirros con un look similar al de los masillas de los Power Rangers, gracias a los cuales nuestra heroína puede lucirse en lo que a acrobacias y golpes se refiere. Tampoco mucho, claro está, pero algo es algo.  
Finalizo el comentario recomendando el Dvd  editado como decía antes por Trash-O-Rama, que incluye varios extras y como complemento el mediometraje  Alien Violator (2013), dirigido por Eiji Kamikura (Tokyo Balistic war-2010), técnicamente superior pero menos divertido.  

Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg
 

jueves, 12 de diciembre de 2013

FACE TO FACE (1993)




Comentamos hoy un documental cuya factura es absolutamente amateur, aunque no por ello debemos calificarlo de poco interesante. En Face to face el cineasta Curtis Chan plantea de un modo muy sencillo cuales han sido las claves del éxito de las dos estrellas más importantes del cine de Hong Kong: Bruce Lee y Jackie Chan. Para ello, y apoyándose en una voz en off a modo de narrador, el director Chan no ha rodado ni un solo plano para la ocasión, y se ha limitado a realizar una edición estándar (por momentos tosca, de ahí lo del amateurismo)haciendo que monten una tras otra una sucesión de imágenes de archivo, la mayoría pertenecientes a las (hoy) archiconocidas películas Twins Dragons (1991) y Furia Oriental (1972), aunque también encontramos fragmentos siempre agradables de visionar, como unos minutos de la entrevista que Bruce Lee concedió al programa de Pierre Berton, secuencias de antiguos largometrajes protagonizados por Lee durante su etapa infantil, o momentos del making of de 36 Crazy Fists (1977), con Jackie Chan  entrenando y preparando las escenas. Todo ello, muy interesante, la verdad, y más aún si tenemos en cuenta que el documental data del año 1993, una época en la que encontrar según que títulos de artes marciales era complicado. Por eso la visión de hoy, no podemos asemejarla a la del momento de su estreno.

En cuanto al narrador, más bien se limita a contar lo que está ocurriendo en la pantalla, llegando a errar con algunos comentarios, por ejemplo, sobre la figura de Jackie Chan como director, aunque también aporta algunos datos de interés (en referencia a Lee, se explica lo de Kato, lo que ocurrió con la serie Kung Fu, etc.). PERO lo más grave de todo, es que, aún mostrando secuencias  Furia Oriental, no se menciona en ningún momento que Lee y Chan coincidieron en el rodaje de dicha película (sic), cuando en un documental  de estas características creo que se trata de un apunte fundamental.
Con todo, y aunque no podamos hacer que llegue al aprobado, lo dicho, es sencillo y muy  cortito (no llega  a la hora de duración). Y además, ¡qué narices!, cualquier excusa es buena para ver en nuestro televisor a  Bruce Lee o a Jackie Chan. 

Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

sábado, 7 de diciembre de 2013

THE ORDER (2001)




El tándem formado por Van Damme y el cineasta Sheldon Lettich (que tan buenos resultados dio en el pasado con clásicos como Lionheart-1990) se unió una vez más a principios de la década del 2000 para crear The Order, cinta de aventuras para disfrutar en compañía familiar, con una violencia muy contenida, con tal de poder ser degustada por el mayor público posible (quizá los más niños no deban verla, pero casi).
La historia cuenta las andanzas de Cafmeyer (Jean-Claude Van Damme) un caza tesoros siempre en busca de nuevas aventuras, que viajará hasta Israel debido a un conflicto generado a partir de unos manuscritos extraviados propiedad de una peligrosa secta. Se trata quizá de la película más alegre de Van Damme, pues aquí, el astro belga se pasa toda la trama de cachondeo, haciendo coñas sin parar (incluyendo un chiste sobre pedos), intentando ligar con cualquier fémina que pase por delante, disfrazándose de rabino para esquivar a los malos en un momento determinado, e incluso, en una secuencia  (casi) metalingüística, saludando a los extras que asisten a una discoteca. Teniendo en cuenta que además Van Damme es quien firma el guión del filme, no ha de extrañarnos que se sienta muy cómodo y relajado con su papel, respirando buen rollo por cada uno de sus poros, y contagiando de esa felicidad al espectador, cosa que al menos yo agradezco. Y como la mayoría de las películas protagonizadas por “El Músculos de Bruselas”, tenemos una buena ración de patadas que ya son marca de la casa. Destacar por encima de todo una excelente persecución por las calles y mercadillos de Israel, todo un festival de acrobacias y golpes muy de agradecer.  Espero que quede claro que los no seguidores de Van Damme deberán abstenerse del visionado, pues al contrario que otros títulos como Al límite del riesgo (1996) o JCVD (2008), éste The Order fue concebido ÚNICAMENTE para seguidores del actor. O al menos así lo veo yo. 
Papel secundario para la leyenda del celuloide Charlton Heston (encarnando a un arqueólogo encargado de darle algunas pistas a nuestro protagonista), aparición sorpresa de Abdel Quissi (recordado por ser el villano de Lionherat) y música a cargo del maestro Pino Donaggio, quien crea un delicioso ambiente de cine familiar estupendo para la ocasión. Y al final de la película disfrutaremos de un aluvión de divertidísimas tomas falsas del rodaje, todo un aliciente para los que nos interesa lo que ocurre detrás de la cámara. 

Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Naked Comes the Huntress (Diao nu, 1978)


Huang Feng (Hapkido ,1972), reputado director descubridor de Angela Mao, Carter Wong y Sammo Hung entre otros, nos trae bajo el sello Golden Harvest este irregular aunque interesante drama montañoso. Ni Kuan en colaboración con el propio Feng, nos brinda una historia atemporal por todos conocida y que define esa característica tan humana que nos persigue desde el inicio de los tiempos, la avaricia.

Tres amigos (Chan Sing,James Tien y Wong Ching) sumidos en la pobreza, viajan desde el sur de China a las heladas tierras de Manchuria en busca de valiosas raíces de ginseng con el fin de ganarse la vida. En el gélido y hostil camino topan con una bella mujer (Lee Ying Ying) que sorprendentemente se dedica a cazar visones estirada totalmente desnuda sobre la nieve, pues como dicen en China, estos animales cuando ven un cuerpo desnudo sienten la necesitad de arroparlo para que entre en calor, por lo que atraparlos se convierte en tarea fácil para ella. Al verlos débiles y hambrientos, la cazadora los invita a pasar la noche en su casa, en la que vive junto a su anciano padre. Una vez allí, dos de ellos se enamoran de la joven y de la forma de vida bucólica que llevan en aquel lugar. A partir de entonces empiezan a surgir las envidias, llegando hasta el punto de que el personaje interpretado por Chan Sing urde un maquiavélico plan para deshacerse de sus dos (antes tan queridos) compañeros de viaje y quedarse con todo.

La película esta dividida en dos partes claramente diferenciadas. La primera y mejor, es mas física, predomina el entorno nevado, la búsqueda de los protagonistas, el medio natural como enemigo, y como plus adicional, ese curioso elemento erótico de la chica desnuda en la nieve (Un desnudo de la misma Ying Ying, cosa poco común ya que para estas escenas nunca se solía usar una actriz china sino que generalmente para ello se contrataba los servicios de una actriz japonesa), todo acompañado por una banda sonora excelente compuesta por canciones tradicionales de la China rural. La segunda parte, mas convencional, sin nieve (incomprensiblemente ha llegado la primavera en un día) ,se desarrolla en decorados interiores mas clásicos, tipo ciudadela, burdeles o mercados. Además se pierde totalmente el rastro de ese personaje tan enigmático que es la joven cazadora de visones para centrarse principalmente en las artimañas llevadas a cabo por Chan Sing. A pesar de todo, la trama se mantiene muy interesante durante toda la película, y Chan Sing con ese rostro tan dual que le permite ser o un bueno muy bueno o el peor de los villanos le da a casi cualquier producto en el que aparece un plus de calidad (a diferencia de James Tien, muy desdibujado aquí). Uno de los aspectos de la película que mas me gusta (junto a la banda sonora) y que va muy acorde con el tono inicial del film, es que el Kung Fu que se usa en ella esta totalmente al servicio de la historia y nunca al revés. Los contados y escuetos enfrentamientos entre los personajes (excepcionalmente coreografiados por Sammo Hung con un estilo exento de filigranas y con predominio de técnicas de puño Hung Gar) están tan bien dosificados que cuando se dan el entusiasmo que producen es doble.

En definitiva, una grata sorpresa para mi por su planteamiento arriesgado y algo mas original que de costumbre optando por un enfoque mas realista y texturado.

Puntuación:

 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg


MI NOMBRE ES SHANGAI JOE (Il mio nome è Shangai Joe, 1973)




Otro de esos títulos que tanto me gustan donde se mezclan el western con las artes marciales (hace no mucho reseñé Sol Rojo) es este spaguetti western que viene firmado por Mario Caiano, que como buen italiano, firmó films de vaqueros y de todo lo que le echaran (polizescos, péplums, giallos, etc).
La historia es la de un joven oriental que se hace llamar Shangai Joe (el desconocido Chen Lee, quien realmente no lo hace nada mal) experto en el arte de la lucha que llega a América con la máxima ilusión de convertirse en cowboy. Pero no lo tendrá nada fácil, pues descubrirá que en el territorio reina el racismo y así encontrará todas las trabas imaginables. Los problemas con los villanos de turno vienen solos en una película muy sencilla de las que sirven para pasar un buen rato, con momentos súper-gore como aquel en el que a Shangai Joe  le arranca a un pistolero un ojo de cuajo (¿vio Tarantino este film?) o la pelea final Shangai Joe vs japonés que reniega de su templo, quizá la más interesante en lo que se refiere al aspecto marcial, y también la más sangrienta. Secuencia ésta última, delirante donde las haya, donde caben desde momentos de pura fantasía hasta un homenaje-plagio-comoloquierasllamar  a Leone y su Por un puñado de dólares (1964) con el prota gritando aquello de “Al corazón! Al corazón!”. Digna de ver. Como lo es también la lucha entre nuestro héroe y un toro bravo!. Si es que esta película es un no para de emociones. A mí me encanta por la falta total de seriedad y su entrega directa al entertainment.  Y encima, para redondear, tenemos al gran Klaus Kinski en un papel secundario, el de un asesino al que le gusta  arrancar las cabelleras de sus víctimas…estando aún vivas! Lo dicho, un no parar…
La única pega (por así decirlo) es que Mario Caiano no tenía ni idea de rodar una secuencia de lucha, por lo que los pocos momentos de acción marcial acaban quedando un poco pobres, supliéndose, eso sí, por las mencionados ataques de gore. No obstante, Mi nombre es Shangai Joe funciona más como spaguetti western (ambiente, secundarios, tiroteos, todo bien...), pero al menos debe ser recordada, pues no cabe duda que nació a rebufo del éxito de los films de Bruce Lee de principios de los años 70.
Existió una secuela titulada El regreso de Shangai Joe (1975), pero yo aún no lo ha visto. 

Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg