viernes, 31 de marzo de 2017

REENCARNACIÓN (Deathline, 1997)



La primera película en la que coincidieron Rutger Hauer y Mark Dacasacos fue este insulso thriller futurista sobre engaños y venganzas dirigido por Tibor Takács (“Sanctuary”, 1998). Ambos actores forman equipo al inicio del metraje, pero todo se trunca cuando Dacascos traiciona a su compañero, Hauer, matándole a él y a su esposa; gracias a la tecnología, el Gobierno logra resucitarle, iniciándose así una trama de venganza con disparos y patadas, tan convencional como inocente. Nada nuevo bajo el sol, “Reencarnación” sólo se podría llegar a salvar por las presencias de sus protagonistas, pues este intento de emular a otros clásicos de la ciencia ficción -las coñas hacia el sistema generado por los medios de comunicación es muy similar a lo que vemos en la saga iniciada con “RoboCop” (1987)- es un filme en esencia vacío que no aporta demasiado ni a los fans de la estética cyber-punk ni mucho menos a los seguidores de las artes marciales.    
Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

miércoles, 29 de marzo de 2017

EL ENVIADO (The Minion, 1998)


Una más de las incursiones de Dolph Lundgren en el género fantástico tras previas propuestas aceptables como “Masters del Universo” (1987) o “Dark Angel” (1990). Aquí el sueco interpreta a Lukas, un miembro de la orden de los Templarios con el objetivo de interceptar los planes de un ser demoniaco que está causando el pánico en las calles de Nueva York.

Producto menor e intrascendente, bastante frío y sin gancho, probablemente su única virtud sea la presencia de Lundgren como protagonista dando vida al héroe que se enfrentará con puños y patadas a las fuerzas del Mal. Por lo demás, nos encontramos ante una película que opta por circular por los terrenos de la aventura blanda en lugar de tratar de apostar por una estética más salvaje y terrorífica, algo que el metraje pide a gritos en todo momento. Efectos especiales surgidos de la peor serie B, subtramas de problemas familiares en torno al personaje femenino co-protagonista que no logran captar la atención y un final sencillo y de manual que apenas sorprende son los elementos con los que el realizador Jean-Marc Piché adereza la cinta, un filme fallido como pocos que, sin duda, podría haber llegado mucho más lejos, pues partía de una base atractiva sobre el papel. Algunas fuentes aseguran que el mismísimo Michele Soavi -responsable de las magnificas “Aquarius” (1987) y “Dellamorte Dellamore” (1994)- a punto estuvo de dirigir la película; una pena, porque estoy seguro de que en sus manos la propuesta habría sido altamente interesante y hubiese llegado a mejor puerto. Otra vez será.  

Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

domingo, 26 de marzo de 2017

SÓLO EL MÁS FUERTE (Only the strong, 1994)


Miniclásico de los años noventa, “Sólo el más fuerte” fue uno de los principales detonantes a la hora de poner de moda la capoeria entre los aficionados al cine de artes marciales, y de paso también sirvió para encumbrar a un joven y excelente Mark Dacascos que ya había llamado poderosamente la atención en la cinta “American Samurai”.

Dirigida por Sheldon Lettich (guionista de “Contacto sangriento”, director de “Lionheart” o “The Order”...) y coreografiada nada menos que por Frank Dux (quien realiza un breve cameo en una de las secuencias), la película presenta a un militar (Dacascos) destinado a trabajar como profesor en una escuela llena de alumnos conflictivos situada en uno de los barrios más peligrosos de Estados Unidos. Decidido a encauzar a los muchachos, el maestro les enseñará el arte de la capoeria, y aunque en un momento se sientan reticentes, poco a poco logrará captar su más absoluta atención. En paralelo, la banda mafiosa liderada por el primo de uno de los jóvenes causará problemas y se enfrentará al protagonista. Con estética bienintencionada, como si de una producción familiar se tratase, “Sólo el más fuerte” es un producto que logra desempeñar su función, pues entretiene y muestra unas coreografías novedosas y llamativas para su tiempo, y narra una historia sencilla pero bien resuelta, aunque tal vez debido a su puesta en escena no ha logrado superar correctamente el paso del tiempo. Dicho de otro modo, un primer visionado a día de hoy, más de veinte años después de su realización, puede ser un tanto decepcionante. Aún así, la película es importante dentro de las filmografías de sus implicados, especialmente en la de Dacascos, quien como decimos, tras esta intervención comenzó a despegar y a ejercer de héroe de acción en multitud de largometrajes de acción, muchos de ellos ya comentados en este humilde blog. Por último, mencionar una anécdota que no deja de parecerme muy curiosa, y es que “Sólo el más fuerte”, “Only the strong” en su versión original, fue bautizada en algunos países latinoamericanos con el extraño título de “Retroceder nunca rendirse jamás 7” (sic), tratando de alargar, aún más si cabe, aquella saga iniciada por Corey Yuen a mediados de los ochenta.
Puntuación:  photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg     

jueves, 23 de marzo de 2017

FUERZA MÁXIMA (Drive, 1997)


Con toda seguridad, una de las películas favoritas de los fans de Mark Dacascos es esta buddy movie en la que el hawaiano forma pareja con el popular Kadeem Hardison (“Tentación diabólica”, la serie “Un mundo diferente”... ). Se trata de un thriller de acción y ciencia ficción en el que Dacascos da vida a un humano convertido en el juguete de una peligrosa corporación, pues lleva en su interior un extraño mecanismo que le convierte en un ser sobrenatural dotado de una fuerza extrema. Consciente de ello, escapa de sus “amos” y en la huída forma equipo con un pobre desgraciado aspirante a músico interpretado por Hardison.

Lo de este largometraje es una verdadera pena, pues las peleas son cojonudas, Dacascos está en su salsa, Hardison ejecuta muy bien su cometido, el duo posee una indiscutible química y el ritmo de la película es perfecto, pero el guión es un sinsentido, los momentos de humor no funcionan en absoluto y algunos secundarios están horribles -en este sentido sorprende que una actriz tan interesante como la fallecida Brittany Murphy, excelente bajo la dirección de cineastas como Curtis Hanson, Edward Burs o Robert Rodriguez, aquí ofrezca una interpretación de bajo nivel-. Con todo, podemos definir a “Fuerza máxima” como un producto altamente entretenido, con pasajes brillantes, pero que por desgracia no acaba por convertirse en esa maravilla que podría haber sido (dentro de las coordenadas del género, se entiende). Aún así, es un título al que merece la pena acercarse.

Puntuación:  photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg     

martes, 21 de marzo de 2017

YAKUZA DEKA (1970)



Thriller japonés, enmarcado dentro de la corriente de los yakuza eiga y construido a mayor gloria de la estrella asiática Sonny Chiba,“Yakuza Deka” es un débil ejercicio de acción rocambolesca con un policía infiltrado en bandas mafiosas. Desprovisto de interés tras sus primeras secuencias a causa de un guión complejo y mal desarrollado, la cinta únicamente logra alzar el vuelo en determinadas escenas, aquellas en las que el carisma y las habilidades dentro del género del protagonista salen a la luz, como una pelea en un apartamento o una persecución al final del metraje. En cambio, momentos de humor que no hacen gracia, así como inadecuados números musicales colocados a lo largo del filme acaban por estropear un producto que, no obstante, debió obtener cierto éxito en su momento, pues rápidamente se estrenó una segunda parte con idéntico equipo que, sinceramente, no me he atrevido a ver. Sin duda, la filmografía de Sonny Chiba esconde trabajos infinitamente mejores que justifican su condición de astro cinematográfico.  
     
Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

lunes, 20 de marzo de 2017

Conspiración en la Casa Blanca (The Alternate, 2000)


Cinta de acción dotada de un guión tradicional y previsible que no obstante esconde algunos aciertos gracias al estar dirigida por un cineasta tan interesante como es Sam Firstenberg (“El guerrero americano”, “Ninja 3: la dominación”... ). El planteamiento, como decimos, es lo de menos -un grupo de guardaespaldas se revela y secuestra al Presidente de los Estados Unidos- y la acción no es muy trepidante debido principalmente a que se trata de un filme de escaso presupuesto, con lo que los niveles de producción no permitieron demasiadas exquisiteces. Pero sí es cierto que al menos el conjunto acaba siendo un filme entretenido con peleas y tiroteos, así como con un elenco de secundarios que siempre son bienvenidos (Michael Madsen, Ice T, Sven Ole Thorsen...).
Eric Roberts protagoniza el metraje dando vida al héroe, un mercenario del grupo secreto del Gobierno que tratará por todos los medios salvar al Presidente; por su planteamiento, bien podría tratarse ser una prolongación de la figura de Alex Grady, aquel atlético deportista al que Roberts encarnó en la excelente saga “Campeón de campeones”.

Escrita y co-protagnizada por Brian Genesse, sin duda no se encuentra entre los mejores trabajos de Firstenberg, pero tampoco es del todo deleznable y guarda algunas lindezas, como las divertidas tomas falsas que se nos regala al final de la película o esa pelea en la azotea de un rascacielos que bien podría mirarse como un auto-guiño por parte del director a su cinta “La venganza del ninja”.

Puntuación:

 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

viernes, 10 de marzo de 2017

SANCTUARY (1998)


Recuerdo cuando hace muchos años vi en un videoclub la carátula de este filme; al titularse “Sanctuary” y estar protagonizada por Mark Dacascos (que venía de hacer la excelente “Crying Freeman: los paraísos perdidos”) pensé que se trataba de una nueva incursión del actor hawaiano en el universo del manga japonés. Nada más lejos de la realidad, pues este largometraje dirigido por Tibor Takács nada tiene que ver con la obra de Sho Fumimura y Ryoichi ikegami. Ignoro si la idea de los productores y los distribuidores era engañar a los fans de los orientales, pero ahí queda la anécdota.

Sea cómo sea, lo cierto es que la película “Sanctuarty” me pareció horrible hace unas décadas, y vista recientemente mi concepción no ha variado ni un ápice. Esta película es un bodrio sin salvación que no hace honor a las interesantes carreras de sus principales artífices: Takács tiene cintas mucho más interesantes en su filmografía, lo mismo que Dacascos, que con todo demuestra una vez más sus innegables dotes para el cine de acción. El guión nos presenta una desordenada y poco interesante trama política y clerical elaborada a base de largos y confusos flasbacks. Un muchacho huérfano recogido por una especie de secta es entrenado y convertido en una máquina de matar, empleado por el gobierno como mercenario. Años después, se arrepiente de sus pecados y se convierte en sacerdote, pero sus antiguos jefes volverán a necesitar sus servicios. Tiroteos, peleas, traiciones, erotismo...de todo hay pero mal colocado, convirtiendo el entero en un producto difícil de digerir, aburrido en líneas generales que únicamente levanta el vuelo en aquellos breves instantes en los que Dacascos puede lucirse como actor marcial. No obstante es un largometraje del que es recomendable huir.

Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

miércoles, 8 de marzo de 2017

BOOGIE BOY (1998)


Pequeño filme de serie B en el que que convergen los elementos típicos del thriller y el cine negro con algunas pinceladas del género de acción aprovechando el protagonismo de Mark Dacascos. Su argumento gira entorno a Jesse, un ex convicto que pretende reanudar su vida al que se le tuercen los planes cuando se reencuentra con un antiguo compañero de prisión y accede a colaborar un negocio de drogas.

Aunque en apariencia “Boogie Boy” no aporte demasiado, es interesante al tratarse del debut en la dirección de Craig Hamann, antiguo colaborador de Tarantino, Roger Avary y compañía en los tiempos de “My best friend´s birthday”, “Reservoir Dogs” y demás. No obstante, Avary ayudó a Hannan en la película, facilitándole ciertos contactos para que el proyecto lograse llegar a buen puerto. Convencional en líneas generales, la cinta esconde algunos puntos de cinefília que son interesantes, destacando así la presencia de Traci Lords interpretando a una actriz que se gana la vida en infames horror-movies (¿un guiño a sus colaboraciones con realizadores como Jim Wynorski?); en una escena, vemos fragmentos de una esas películas, y la compañera de reparto del personaje de Lords no es otra que la afamada scream-queen Linnea Quigley. Maravilloso. Del resto del reparto debemos señalar a secundarios tan potentes como Frederic Forrest, John Hawkes o la rockera Joan Jett.

Puntuación:

 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg