lunes, 19 de junio de 2017

LOS INMORTALES: JUEGO FINAL (Highlander: Endgame, 2000)


“Los inmortales”, aquella saga de aventuras y ciencia-ficción que aterrizó en nuestras pantallas a mediados de los años ochenta, caló lo suficiente como para que conociera hasta cinco entregas y diversas series de televisión. La historia ya se sabe: una raza de seres inmortales que navegan por nuestro mundo a través de los años que únicamente conocen la muerte si su cabeza es cercenada. Con dos protagonistas claros en la franquicia -Christopher Lambert primero, Adrian Paul después-, las virtudes de estas fábulas llenas de acción y romance no son pocas: desde los soundtracks plagados de temas de Loreena McKenitt o Queen, hasta los excelentes actores que en un momento u otro intervinieron en las aventuras: Sean Connery, Virgina Madsen, Michael Ironside, Mako o Mario Van Peebles, por destacar a unos pocos.

Ahora nos detendremos en la cuarta parte de las hazañas cinematográficas, datada del año 2000 y que llevó por título “Los inmortales: juego final”. Concebida en realidad para conectar definitivamente la principal serie catódica con los acontecimientos de la gran pantalla, vemos como claramente Lambert, estrella de las tres primeros largometrajes, le pasa el testigo a Adrien Paul, quien había triunfado protagonizando más de cien episodios televisivos. De modo que el argumento es poco novedoso para los que conocen bien la saga: Connor (Lambert), cansado de su inmortalidad y ver que aquellos a los que ama van falleciendo se refugia en un antiguo monasterio, pero su tranquilidad se derrumba cuando aparece Jacob (Bruce Payne), un nuevo villano deseoso de convertirse en el último inmortal y así aplicar la celebre frase de “sólo puede quedar uno”. De este modo, Connor y su amigo Duncan (Paul) deberán luchar juntos para acabar con el enemigo y con su ejercito de inmortales.

Con aspecto casi de episodio alargado, esta cuarta entrega no conoció el aplauso del público ni de la crítica, convirtiéndose en uno de los peores pasajes de una saga. Empero, la película contó con el concurso de una estrella muy querida por los aficionados a las artes marciales, nada menos que Donnie Yen, que con este filme debutaba en Hollywood e iniciaba una carrera internacional que, por suerte, continua hoy en día. Yen interpreta a uno de los rivales principales, un inmortal de nacionalidad oriental experto en el arte de la lucha cuerpo a cuerpo y en el manejo de la espada, habilidades que demuestra en la gran mayoría de sus escenas, pasando a ser, claro, lo mejor de la propuesta. Dicho de otro modo, cada vez que Yen entra en el metraje, el interés aumenta y da algo más de sentido al visionado de la cinta. Por desgracia, más allá de eso el largometraje flojea en varios sentidos (ritmo, interés argumental... ) y su fama de “producto fallido” no debe sorprender en demasía. Existe un montaje alternativo con diferentes escenas adicionales que por lo visto es superior al original. No lo he comprobado, pero francamente, dudo que aporte demasiado a este trabajo en verdad poco relevante.        

Puntuación:

 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario