miércoles, 24 de diciembre de 2014

THE AMAZING GALLARDO VOL. 1: FANTASTIC FREAK UNIVERSE


Hace unos meses la distribuidora Vial of Delicatessens lanzó al mercado un Dvd recopilatorio con una serie de cortometrajes realizados por el cineasta underground Juan Carlos Gallardo, cuya obra hemos podido ver en varios festivales de cine fantástico como la Marató de Cotxeres de Sants (donde el público le considera un icono) o el Fantosfreak. A Gallardo se le puede calificar de muchas maneras, y seguro que le saldrán detractores por todos lados, pero si hay algo que nadie le puede reprochar es que tiene un estilo propio, una personalidad a la hora de rodar sus piezas. Algo que considero se debe tener en cuenta. Otro tema es que después el espectador empatice o no con ese estilo. Yo personalmente paso un rato agradable con el visionado de algunos de sus cortos.

El disco, titulado The Amazing Gallardo Vol.1: Fantastic Freak Universe, contiene nueve cortometrajes rodados sin presupuesto (algunos de ellos incluso sin planificación) con los que Gallardo intenta conectar con sus géneros y subgéneros cinematográficos favoritos, como pueden ser la ciencia-ficción, el terror o las películas de superhéroes. Por ejemplo, Danza mortal 3, está encuadrada dentro de las coordenadas de las artes marciales...por así decirlo. Esta aventurilla sobre la búsqueda de un antiguo medallón sagrado por parte de una experta luchadora (o algo así) es tan bizarra que acaba por resultar divertida. Gallardo capitanea el proyecto como puede, jugando a dirigir una película de peleas con unas coreografías que son evidentemente un espanto, pero ahí radica su gracia. Escenas como la de la botella de agua o el combate final en el que la protagonista ataca a Emilo Moya con la “Táctica de la serpiente furiosa” son sencillamente inolvidables y hacen que nos echemos las manos a la cabeza, sí, pero con una sonrisa en la cara.

Del resto de los cortometrajes destacan dos propuestas que sólo puedo calificar de excelentes: el divertido giallo/slasher Dance Death 2 y esa obra maestra inclasificable que es Horrormania, ambos protagonizados por David Bravo, actor que a mi juicio se acaba convirtiendo en el mayor descubrimiento de este Dvd, pues me resulta imposible no simpatizar con su personal estilo de interpretación y creo que no merece otro calificativo que el de “crack”. A lo largo de los diferentes cortos encontramos a otros actores mucho más conocidos, como son Irene Verdú (Al Pereira vs. The Alligator ladies) o el ya mencionado y siempre genial Emilio Moya (Megamuerte).

The Amazing Gallardo Vol.1: Fantastic Freak Universe es una recopilación única en el mundo (probablemente en el universo) con propuestas de todo tipo, pues aparte de las mencionadas, también hay espacio para una original historia protagonizada por pseudomarionetas o un mini-video en el que Gallardo realiza un repaso a su colección de carteles de películas a ritmo de Abba (sic). Amateur. Bizarro. Underground. No importa como se le llame a este recopilatorio, pero debe descubrirse con urgencia. Además, la edición viene cargada de extras: fotografías, dos making of, trailers e incluso un documental sobre Gallardo dirigido por Víctor Olid.

Más información: vialofdelicatessens.  



martes, 16 de diciembre de 2014

Man of Tai Chi (2013)


Debut directoral de Keanu Reeves, un actor bastante denostado por la critica pero que ha encarnado a personajes tan icónicos como Neo o Siddhartha Gautama ,y que ha participado en películas que tanto me gustan como Le llaman Bodhi (1991)Johnny Mnemonic (1995) o  A scanner darkly (2006). Más allá del aprecio personal que sienta por el actor, el crimen que se ha perpetrado engendrando semejante film no puede pasar por alto. Bueno, a lo mejor exagero un poco, pero por algún motivo esperaba de el algo más… profundo, o quizás no sea esa la palabra, pero desde luego, algo de mejor gusto, menos tópico ,y no rozando lo caricaturesco. Parece que esa imagen de asceta solitario que viste desde hace tiempo  ha conseguido engañarme, y bien engañado. En cualquier caso, lo que si es cierto, es que la experiencia de trabajar junto a Yuen Woo Ping en Matrix marcó fuertemente a Keanu, despertando en el cierto interés en el mundo de las artes marciales y que finalmente cristalizó en este Man of tai chi.
Con un argumento al estilo Dead or Alive (2006) o Mortal Kombat (1995) , el villano de la película encarnado por Keanu, busca a los mejores luchadores del mundo para enfrentarlos en combates mortales retransmitidos via internet para el consumo exclusivo de gente adinerada (una especie de UFC) y en el que el protagonista Tiger Chen (Coreografo del equipo de Yuen Woo Ping al que Keanu conoció en el rodaje de Matrix) participará con el fin de conseguir el dinero necesario para salvar del deshaucio el templo de su maestro.
La película es de un mal gusto estético escandaloso, los vestuarios y diseños de producción parecen un sucedáneo barato de Matrix, y de la banda sonora mejor no hablar. Solo con tener a Yuen Woo Ping encargado de la acción la película ya debería ofrecer un minimo de entretenimiento ¡¡pero no es así!!! Las coreografías no parecen dignas de el, la manera de filmar las peleas está más cercana al estilo americano que al chino, muy poco claras y con tendencia a la epilepsia visual, y por si fuera poco, Keanu se toma alguna que otra licencia "artística" totalmente salida de tono e incomprensible (como un grito que pega en primer plano mirando a la camara que me dejó descolocadisimo). La investigación policial de relleno es anodina e insufrible, tanto por el ritmo al cual se narra ,como por las actuaciones (Uno de los peores papeles/personajes que he visto de Simon Yam). Qué decir de nuestro adorable héroe, Tiger Chen, un tipo con una gran habilidad física inversamente proporcional a su calidad como actor, y con un peinado super hortera que hace imposible que te lo tomes en serio. Una de las pocas cosas que me sorprendió gratamente fue la aparición desaprovechada y fugaz de Iko Uwais (The Raid, 2011).
Keanu, tu dedícate a buscar papeles en buenos guiones de ciencia ficción y limítate a la actuación.

Puntuación:

 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

domingo, 7 de diciembre de 2014

CINTURÓN NEGRO (Black Belt Jones, 1974)


Con el fin de edificar unos locales clandestinos, unos mafiosos requieren el espacio que ocupa una escuela de artes marciales situada en Los Angeles y asesinan al viejo maestro de la escuela . Los alumnos, con la ayuda de un experto luchador apodado Black Belt Jones, plantaran cara a los facinerosos.
Cinturón negro es probablemente la película más conocida de las protagonizadas por Jim Kelly. El que fuera una de las estrellas del denominado cine blaxploitation da vida al héroe de esta aventura para (casi) toda la familia en la que debe enfrentarse a unos gangsters de poca monta para vengar la muerte de un amigo. Y lo hará a ritmo de una cojonudísima música setentera y a golpe de karate, con un estilo ultra-cool, tal y como marcaba la época. Y es que, Cinturón negro está diseñada para absoluto lucimiento de Kelly, quien aprovecha la oportunidad ofreciendo un buen festival de patadas y golpes que fueron aplaudidos por el público y criticados sin piedad por la crítica “especializada”. No es ni de lejos la mejor película de Kelly, pero si es una buena opción para quienes quieran descubrirle, o sencillamente, pasar un rato divertido.


Producida por la Warner, dirige la cinta Robert Clouse, que tras Operación Dragón (1973) se especializó en películas de artes marciales, poniendo el piloto automático, dejando que la acción y las peleas sucedan frente a su cámara. En el reparto vemos a un entrañable Scatman Crothers como maestro de la escuela, a Gloria Hendry en la piel de su hija, y en papeles de mafiosos tenemos entre muchos otros a Mel Novak y a Bob Wall. 

Puntuación:  photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg     

miércoles, 3 de diciembre de 2014

¿QUIÉN MATÓ A BRUCE LEE? (Tha Black Dragon´s revenge, 1975)


Desde luego, no cabe duda de que el fenómeno “Bruce Lee” fue algo que multitud de productores quisieron (con mayor o menor fortuna) exprimir de un modo u otro en sus propias películas, ya sea con las archiconocidas cintas protagonizadas por clones como Bruce Le o Bruce Li o en proyectos difíciles de catalogar como Puño de furia, contacto mortal (1980), ya posteada en este blog con anterioridad.

¿Quién mató a Bruce Lee? es otro de esos raros productos que emplean la imagen del Pequeño Dragón a modo de reclamo sin que en realidad el protagonista de Operación dragón (1973) tenga absolutamente nada que ver al fin y al cabo. Con todo, la acción de la película gira en torno a Lee, o mejor dicho, a su fallecimiento: la trama arranca con la noticia de la muerte en extrañas circunstancias del astro de las artes marciales. Un mafiosillo que se hace pasar por amigo personal personal de Lee contrata nada menos que al extraordinario Ron Van Clief (quien se interpreta a sí mismo) para que descubra las causas que acabaron con la vida del actor. En paralelo, una escuela de kung fu también comenzará una investigación para descubrir lo sucedido.

Película de bajo presupuesto diseñada para el lucimiento de Ron Van Clief (el actor incluso luce camisetas con su propio nombre), se trata no obstante de una infrecuente bruceploitation, sin clones, claro, pero con multitud de escenas pertenecientes a las películas Karate a muerte en Bangkok (1971) y Furia oriental (1972), aquí empleadas a modo de flashbacks explicativos para narrar como era la vida de Bruce. Si el protagonista Van Clief hubiese sido contratado por los gangsters para encontrar, por ejemplo, un antiguo tesoro, la película podría funcionar exactamente igual, pues el esquema no dejaría de ser el mismo (héroe que viaja en busca de algo-encontrará diferentes peligros y enemigos-empleará las artes marciales para lograr sus objetivos). Perdería, eso sí, el grado de frikez que hace famoso a estos largometrajes.


Puntuación:  photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg     

lunes, 1 de diciembre de 2014

PUÑO DE FURIA, CONTACTO MORTAL (Fist of fear, touch of death, 1980)


Probablemente, el bruceploitation más marciano y gamberro de cuantos se han realizado a lo largo de la historia sea este Puño de furia, contacto mortal, que quizás por definición, ni siquiera podamos meterlo en el saco de dicho subgénero, pues no aparece ni Bruce Le, ni Bruce Li ni Bruce Leung ni ningún otro clon. Más bien se trata de un falso reportaje (tampoco es un falso documental) en el que se detalla los acontecimientos ocurridos durante la velada de un torneo de artes marciales en el que se disputa el título de “heredero de Bruce Lee”. De modo que tenemos a Adolph Caesar en la piel de un reportero que nos narrará a pie de pista las exhibiciones y combates que tendrán lugar a lo largo del evento, al tiempo que hace entrevistas a diferentes personalidades que acuden como invitados a la velada. Entre las caras conocidas que prestan declaración tenemos al promotor de artes marciales Aaron Banks y a las super-estrellas del blaxploitation Ron Van Clief y Fred Williamson, ambos protagonizando momentos verdaderamente delirantes. El otro rostro a destacar quizá sea el de Bill Louie, quien tuvo sus momentos de gloria no sólo con su carrera como deportista, sino interviniendo en películas tan frikis como esta o la conocida Bruce vs. Bill (1981) con Bruce Le.

Junto a los mencionados combates, las falsas entrevistas y las secuencias dramatizadas con los personajes entrenando o viviendo peligrosas aventuras (sin duda, el momento estrella es aquel en el que Van Clief libera a una joven muchacha de las garras de unos violadores), también tenemos secuencias en las que se ficcionan supuestos momentos de la vida real del Pequeño Dragón...que son más falsos que un billete de cuatro euros, aportado datos que en absoluto se asemejan a la realidad afirmando, por ejemplo, que el bisabuelo de Lee era un antiguo samurai, demostrando así, que los responsables de Puño de furia, contacto mortal no saben diferenciar a un japonés de un chino. Además, la mayoría de las secuencias en las que vemos a Bruce Lee en la pantalla pertenecen a fragmentos de The thunderstorm (1957) y de la serie Longstreet con el audio doblado en favor de la construcción de una historia más o menos lineal. El filme resultante, sin embargo, acaba siendo una especie de monstruo peligroso, una cinta con altas dosis de frikismo, imposible de tratar en serio. No obstante, uno no es de piedra, y aunque lo razonable seria tratar de insulto denigrante a este producto, sintiéndolo mucho debo reconocer que lo pase pipa viendo esta película, pues aún sabiendo que es un desastre absoluto, en algunos momentos no pude parar de reír. Además, el metraje contiene suficientes elementos que hacen que al menos yo como espectador me enganche en seguida (la simple presencia de Ron Van Clief, el hecho de que en un momento determinado se hable de los clones de Bruce Lee, etc.). En fin, únicamente recomendable para enfermos terminales...como nosotros.


Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

miércoles, 26 de noviembre de 2014

APUESTA A VIDA O MUERTE (A. K. A. Apuesta Mortal) (Deadly Bet, 1992)


Típica película de acción, producto de la era dorada del kickboxer en el cine. Época en la que decenas de largometrajes similares inundaban los videoclubs, con cintas interpretadas por artistas como Don “The Dragon” Wilson, Lorenzo Lamas o Sasha Mitchell, quienes protagonizaban historias que giraban en torno a torneos de artes marciales (en su mayoría clandestinos).

Una de esas muchas cintas es la que hoy reseñamos, Apuesta a vida o muerte, protagonizada por Jeff Wincott, otro habitual del subgénero, experto en karate dentro y fuera de la pantalla. Aquí da vida a Angelo, un luchador adicto a la bebida y a las apuestas que en una mala jugada pierde miles de dólares y a su novia (¿en que mundo se mueven estas personas en la que puedes apostar a un ser humano?). Dado que arrastra otras deudas, se ve obligado a trabajar para unos mafiosos, hasta que se apunta a un torneo en el cual podrá ganar mucho dinero y recuperar a su pareja.

En fin, como otras películas que han aparecido a lo largo de nuestro blog, únicamente recomendable para los fans del género pues a excepción de los combates, que son cojonudos, claro, la realización es bastante plana y los actores ofrecen interpretaciones pobres cuando no están sobre un ring (aparece la actriz Charlene-Dallas-Tilton, pero aunque lo hace bien tampoco es un gran aliciente). Aceptable y entretenida, la película cumple con el objetivo para la el que fue construida, y lo único que criticaré es su final y ese empeño que tienen algunos cineastas en acabar las películas con un epílogo feliz, mostrando a los protagonistas sonriendo en el campo y demostrando que todo ha acabado bien. Prefiero esas conclusiones a lo Chang Cheh o Wang Yu: pelea final, gana el protagonista Y SE ACABÓ, el espectador ya sabe que al bueno le irán bien las cosas, no es necesario torturarlo alargando el metraje, ¿no?.


En el reparto, a parte de Wincott, destaca un primerizo Gary Daniels en un rol secundario en el que ni habla pero que demuestra sus envidiables habilidades como peleador.
     
Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

martes, 25 de noviembre de 2014

RED TROUSERS (PANTALONES ROJOS) (Red Trousers, 2003)


El conocido actor Robin Shou se marcó un 2x1 cuando, al dirigir y protagonizar un cortometraje de zombies y artes marciales titulado “Lost Time”, decidió darle la vuelta al proyecto y filmar un documental paralelo que reflejara como es la vida de los dobles de acción de Hong Kong. Así, junto a imágenes del making of de su corto, rodó diferentes entrevistas de los stunts que trabajaban en el corto y, posteriormente, grabó testimonios de gente tan interesante como Sammo Hung o Lau Kar-Leung y se fue a las escuelas de ópera de Pekín para filmar a los nuevos alumnos.

Así pues, a lo largo de los 90 minutos que dura la película, disfrutaremos con la preparación de peligrosas escenas de cable, escucharemos anécdotas de primera mano, veremos interesantes imágenes de archivo, etc. Quizá lo menos interesante sean los insertos del corto de Shou, pero de alguna manera se tenia que justificar el proyecto.

Cinematográficamente, la película no dice nada, pues más bien se trata de un largo reportaje adornado con invitados de excepción como el ya citado Sammo Hung (dicho de otro modo, es imposible calificar las cualidades de Shou como cineasta con este documental). Pero claro, el filme resulta interesante para todo aquel que le interese mínimamente como se realiza el cine de artes marciales made in HK. Así pues, “Red Trousers” únicamente la disfrutarán los fans del género. El resto, mejor abstenerse.
  
Puntuación: 5/10

martes, 11 de noviembre de 2014

MANUAL DE SUPERVIVENCIA PARA CINÉFAGOS (2014)


El pasado mes de octubre salió a la venta este imprescindible libro sobre diferentes subgéneros cinematográficos coordinado por Timi Abad e Ignacio López, quienes junto a colaboradores de indudable prestigio como Diego López, Carlos Díaz Maroto, Víctor Olid, Sergio Morcillo o Antonio Mayans, confeccionan una serie de listados (junto a interesantes reseñas) sobre los Top 5 o Top 10 de vertientes tan interesantes como el torture porn, el found footage, las slasher movies, el ultra-gore alemán, los peplum, spaguetti westerns, giallos, o el rape & revenge. Hay también listas dedicadas a productoras como The Asylum o la Troma y a personalidades como Paul Naschy o Stephen King, por lo que se puede comprobar que la propuesta es de lo más variada. El lector podrá estar más o menos de acuerdo con la selección de películas que aparecen en el libro, pero no cabe duda de que su lectura se puede catalogar de interesante, didáctica, entretenida, y muy muy divertida. Además, las paginas vienen aderezadas con las cachondas ilustraciones de Elena G. Peñuelas (“Monigotorium”).


¿'Y por qué aparece reseñado en este blog?. Pues a parte de que a un servidor le ha parecido un manual cojonudo, en diferentes hojas podemos encontrar alusiones al género de las artes marciales. Por ejemplo, en el apartado de “Los 5 mejores remakes que superan al original” incluyen a los 13 Asesinos (2010) de Takashi Miike, y en el de “Las cinco mejores tías cañeras añejas” tienen la a amabilidad de recordar a la imprescindible Cynthia Rothrock. Incluso hay un capítulo titulado “Las 5 mejores películas de Steven Seagal”, realizando una selección en la que, a excepción de un título, estoy absolutamente de acuerdo.  

Trailer:https://www.youtube.com/watch?v=0moaqdt3kvQ 

jueves, 6 de noviembre de 2014

LA SOCIEDAD DE LA LUCHA (The Circuit II, 2002)


Ya he comentado en otras ocasiones, que aunque luego casi nunca acaban gustándome mucho, siempre que tengo oportunidad veo cualquier película en la que aparezca Lorenzo Lamas como actor, pues se que con algunas ellas, al menos, paso un rato agradable. No ha sido el caso de esta La sociedad de la lucha, cinta de acción carcelaria con muy poco que aportar a género...más bien nada.

De entrada, Lamas no es el protagonista de la historia. Ese papel lo ejecuta el experto en kickboxing Olivier Gruner (ex-marine francés, convertido en estrella de los videoclubs) que da vida a un buen policía que se infiltra en una cárcel conocida por organizar combates clandestinos entre presos. Y poco más, hay una trama de venganzas de por medio, pero todo demasiado simplista. Añadiremos que Lamas da vida al mejor amigo (y también policía) de nuestro protagonista y que no se luce mucho en las escenas de acción, apenas algunas patadas en un aparcamiento al inicio de la trama y un combate con uno de los villanos casi al final del film. Gruner en cambio sí tiene oportunidad de exhibirse más, y aunque él y sus compañeros de reparto son buenos luchadores, la cinta desprende un aire tan casero que no logra llegar a convencer del todo al espectador. Aún así, quizá para pasar la tarde puede llegar a servir, aunque a mi no me convenció demasiado. Completa el cast Chino XL, rostro habitual en diversas latino-movies.

Sin yo saberlo al principio, La sociedad de la lucha es en realidad la secuela de The Circuit (2002), película que no he visto y que no se si veré algún día; al igual que la que hoy reseñamos, está protagonizada por Olivier Gruner y dirigida por el también artista marcial Jalal Merhi. 

Puntuación: 4/10

viernes, 3 de octubre de 2014

SITGES 2014


Hoy viernes día 3 de octubre comienza en Catalunya el Festival de Cine Fantástico de Sitges. De sobras conocido por todos, el festival llega a su 47º edición con una programación que por supuesto incluye una buena ración de títulos que encajan con los cánones de nuestro blog: la cinta alemana Der Samurai (2014), la japonesa Gun Caliber (2014), los documentales dedicados a la Cannon Group Electric Boogaloo: The Wild Untold Story of Cannon Films (2014) y The Go Go Boys: The Inside Story of Cannon Films (2014) o las salvajes La furia de Satán (1983) y La venganza de Satán (1991) ambas presentadas por la distribuidora Trash-o-Rama.

A nivel personal, me alegra anunciar que mi documental Diario íntimo de una actriz (2014), producido por Tomavistes y que narra la biografía artística de Montserrat Prous, también se estrenará este año en Sitges. Será el sábado 4 de octubre a las 15:30, en la sección Brigadoon, en un pase que irá acompañado de la proyección del clásico Los ojos siniestros del Dr. Orloff (1973), film dirigido por Jesús Franco y protagonizada por Prous.


martes, 23 de septiembre de 2014

CIM SUECA - 2014


Ya está todo a punto para que de comienzo la Tercera Edición del CIM-Sueca 2014, festival de cine dedicado a las propuestas más independientes donde cabe todo tipo de gore, trash, kitsch, psicotrónico, etc. El evento tendrá lugar en Sueca (Valencia) del 25 de septiembre al 5 de octubre de 2014.

Un total de 21 largometrajes y 79 cortometrajes serán proyectados a lo largo de las jornadas. Entre las obras de corta duración encontramos a la excelente Tuck me in de Ignacio F. Rodó, Los crímenes del día de todos los Santos, de Héctor Escandell y Vicente Torres, Tus gritos me dan risa de Sergio Morcillo, Zona de Caza de Jordi O Romero, Ratas de Jota Linares, Monguis de Isaac Berrokal, Gente cerca de Sergio Colmenar o la divertidísima Atmosferamiedo de Axelcasas. Por mi parte, estoy especialmente contento ya que mi corto 89% también participa en el festival y será proyectado el 26 de septiembre dentro de una sección de cine-zombie.

Observando la programación, detecto que algunas propuestas podrían ser reseñadas en este blog. Por ejemplo, el largometraje estadounidense Struggled Reagans (2013) de Gregg Golding se trata de una comedia de ciencia ficción que parece parodiar el universo de los Power Rangers, y viendo el trailer no creo que falten las peleas imposibles contra villanos disfrazados. Por su parte, el argentino Tetsuo Lumiere “ataca” con la esperadísima Buscando la esfera del poder, también de ciencia ficción, pero esta vez homenajeando el kaiju eiga con la práctica del stop-motion. Son sólo dos de los más de veinte largometrajes que confeccionan una programación que también incluye el found-footage Sin señal (2013), Escóndete (2013) de Roque Madrid o el documental BARATOmetrajes 2.0 de Daniel San Román y Hugo Serra.

Para más información: http://www.cimsueca.com/es/programacio-2014-2/

domingo, 7 de septiembre de 2014

ROBOT NINJA (1989)


Aunque mi película favorita (de las que he visto) de J. R. Bookwalter es Ozone: droga mortal (1995), siento cierta admiración por esta Robot Ninja ya que me parece bastante interesante el cómo su director decidió confeccionarla, dado que tras ver su anterior largometraje, el ya clásico Mondo zombie (1989), lo fácil hubiese sido que el cineasta nos hubiese ofrecido una obra ultra-trash de superhéroes...que de alguna manera Robot Ninja lo es, pero también es justo decir que la trama va un poco mas allá. Leonard Miller es un joven dibujante de cómics que ve como su obra más conocida (“Robot Ninja”, claro) se está convirtiendo en una exitosa serie de televisión, aunque a él, como autor original, no le acaba de gustar el enfoque que está realizando la productora audiovisual. Para más inri, su relación con el jefe/editor no está pasando por su mejor momento. Una noche Leonard es testigo de como una pandilla de malhechores comete barbaridades por la calles de Ohio. En ese momento decide imitar al personaje que inventó, confeccionando un traje a medida con la ayuda de un inventor amigo suyo y convirtiéndose por las noches en Robot Ninja, el nuevo defensor de la ciudad, y de paso, así sacar nuevas ideas para sus guiones.

Con incontables fallos de dirección (errores de raccord, nula dirección de actores en diferentes momentos, etc) la película, por extraño que parezca, acaba por funcionar y se convierte en uno de esos pasatiempos similares a otros productos ya reseñados en este mismo blog. Entrando de lleno en ese paquete de producciones low-budget llenas de gore cuyo destino principal son las estanterías de los videoclubs, Robot Ninja es una propuesta interesante por cumplir sin problemas su cometido de fun-movie añadiendo además determinados dardos a la industria comiquera y televisiva, con alusiones directas a la serie “Batman” de los años 60, incluyendo además en el reparto a nada menos que a Burt Ward (Robin en la mencionada serie del Hombre Murciélago) dando vida al director de la editorial. Por otro lado, decir que las peleas entre héroes y villanos se resuelven con la mayor cantidad de sangre posible, como marcan las pautas de este tipo de films.

Con David DeCoteau (Creepozoides-1987) como productor, el cast lo completan actores y amigos habituales de las producciones de Bookwalter, con apariciones especiales de Linnea Quigley como la secretaria buenorra de la editorial y Scott Spiegel dando vida a otro dibujante de cómics.

Puntuación: 7/10

lunes, 11 de agosto de 2014

HUIDA DEL BURDEL (a.k.a. EL BURDEL DEL INFIERNO) (Hua jie kuang ben, 1992)


Dentro del largo catálogo de films que entran en la famosa “categoría III” de Hong Kong, encontramos éste dirigido por Johnny Wang Lung-Wei y que pudimos disfrutar en España gracias a su edición en vhs con el título Huida del burdel y, más adelante, en dvd como El burdel del infierno. Se trata de una película que mezcla (como sólo saben hacerlo en HK) todo tipo de elementos, desde el erotismo elevado, al gore explícito, pasando por la comedia de enredo y las artes marciales. Con decir que hay una escena (hoy ya famosa) de kung fu nudista con Sophia Crawford peleando como Dios la trajo al mundo, el lector puede hacerse una idea de por dónde van los tiros.

El argumento comienza con tres desgraciados necesitados de dinero que colaboran en un asalto a un banco que acaba muy mal. Perseguido por unos matones, uno de los chicos acaba refugiándose en el burdel de barrio en el que trabaja su novia. El problema es que él no sabia que ella era prostituta... Malentendidos, peleas, persecuciones y mucho sexo van entremezclándose en la historia.  

Rodada de un modo muy sucio, todo el metraje desprende sensualidad y pornografía por un lado y decadencia y malrrollismo por el otro (sin contar con las secuencias cómicas!) hasta llegar a un sad end de algún modo esperado. Pero entiéndanme, ni mucho menos se trata de una brutalidad como Ebola syndrome (1996), Dr. Lamb (1992) o Run & kill (1993), pero momentos como el del cliente enfadado queriéndose vengar de dos prostitutas obligándoles a meterse un bate de baseball por la vagina es mejor que no sean visionadas por menores. Con varios tiroteos y un excelente final cargado de acción, sangre y explosiones, los momentos marciales son algo escasos pero ahí están, redondeando una película de alguna manera convertida en clásica, digna de revisionar de vez en cuando. Y en su liga, a mi me encanta.

Puntuación: 6/10

domingo, 10 de agosto de 2014

ADIÓS A MENAHEM GOLAN


El pasado 8 de agosto falleció el cineasta Menahem Golan, conocido mundialmente por ser durante un tiempo el director de la productora Cannon, responsable de joyas como Masters del universo (1987), La matanza de Texas II (1986) o La ley de Murphy (1986), así como de la infravaloradísima Superman IV: en busca de la paz (1987).

Produjo infinidad de películas de artes marciales protagonizadas por estrellas del género del calibre de Van Damme, Chuck Norris, Michael Dudikoff, Steve James, etc. Largometrajes como Contacto sangriento (1988), Cyborg (1989), Desaparecido en combate (1984), Delta force (1986), El héroe y el terror (1988) o la saga del Guerrero americano fueron de su factoría.

Mucho se ha hablado del señor Golan a lo largo de la historia, pues ha significado una figura clave en el mundo del entertainment y miles de espectadores le agradecemos su trabajo.


En su cv como director se encuentran decenas de títulos, y cierto es que muchos no son muy buenos; sin embargo, y a modo personal, diré que a mi juicio realizó un film que considero una verdadera obra maestra, el ya clásico Yo, el halcón (1987), una de las mejores películas de Sylvester Stallone.    

lunes, 21 de julio de 2014

Adiós a James Garner


Al triste fallecimiento del gran Álex Angulo ocurrido este último fin de semana, debemos sumar el del veterano James Garner, inolvidable para nosotros al protagonizar Marlowe, detective muy privado (1969), la primera película americana en la que intervino Bruce Lee, concretamente en dos escenas ya inmortales, una en un despacho y otra en una azotea.


Nominado a un Oscar por su actuación en El romance de Murphy (1985), trabajó para cineastas tan importantes como Blake Edwards, John Frankenheimer o Clint Eastwood, e intervino en una obra maestra más o menos moderna: Al caer el sol (1998). No obstante, fue quizás en televisión donde obtuvo más éxito popular, principalmente con la serie Maverick (1957-62).

sábado, 19 de julio de 2014

THE DRAGON FROM RUSSIA (Gong chang fei long, 1990)


El manga “Crying Freeman” de Kazuo Koike y Ryoichi Ikegami ha servido de inspiración para la realización de diferentes películas y seriales. Obviamente, los films protagonizados por Mark Dacascos y Simon Yam son los más conocidos, pero sería injusto no recordar que existen otras adaptaciones como la que aquí reseñamos. Datada de 1990, The Dragon from Russia es una propuesta de Hong Kong dirigida por Clarence Ford que toma prestados únicamente algunos elementos del cómic original a la hora de crear un guión cinematográfico; así, vemos como el protagonista (Sam Hui) es un joven que sufre amnesia y que recogido por un maestro de artes marciales recibe un adecuado aprendizaje, convirtiéndose en un experto luchador entrenado para pertenecer a un clan de asesinos. Aunque, removido por su confuso pasado, cada vez que mata a alguien sus ojos comienzan a llorar...

Como vemos, algunos puntos en común con la idea japonesa aparecen en esta libre versión made in HK que quizá es mejor mirar de un modo independiente y se descubrirá una aventurilla con muchas escenas de artes marciales, humor regional y lo mejor, la presencia de la siempre genial Maggie Cheung en papel importante aunque secundario. De todas formas, The Dragon from Russia es una película bastante floja y no aporta mucho al espectador, y si se decide visionar, será por puro completismo.

Puntuación: 6/10

miércoles, 16 de julio de 2014

LA NOVIA DEL CABELLO BLANCO (Bai fa mo nu zhuan, 1993)


Zhuo, un joven guerrero y Lian, una extraña muchacha que fue criada por los lobos pertenecen a mundos diferentes y sus respectivos clanes se encuentran en guerra. Pero ellos se enamoran y deciden luchar por su amor, lo que provocará la ira del monstruoso Ji Wu-Shuang, el líder del clan de Lian, enamorado de la bella joven.

Dentro de ese subgénero fantasmal que existe en la cinematografía hongkonesa, La novia del cabello blanco es sin duda uno de los títulos más conocidos a nivel internacional. Esta historia que mezcla amor, artes marciales y monstruos fantaterroríficos caló hondo en multitud de países (como el nuestro) convirtiéndose en una pieza de culto en los años 90, reivindicada en multitud de eventos, festivales, libros, etc. Sin embargo, hoy en día ha quedado un tanto olvidada, aunque sin duda es una película a tener en cuenta por varias razones. Se trata de un film de aventuras muy bien realizado (los movimientos de cámara son una gozada, con esos imposibles planos sujetivos), posee una ambientación conseguida y una historia sencilla pero efectiva, protagonizada por dos de las estrellas del cine made in HK como son Brigitte Lin y el fallecido Leslie Cheung . Las escenas de acción están bien resueltas y funcionan tanto las coreografías marciales (quizá escasas) como los momentos gore. Para el recuerdo queda ese mutante siamés que practica sexo raro con Briggitte Lin en una escena infernal. Por tanto, sin ser tampoco una maravilla, La novia del cabello blanco es un mini-clásico que merece, o bien o una revisión, o bien ser descubierto.

Con fotografía del reputado Peter Pau, dirigiendo se encontraba Ronny Yu, que tras algunos heroic bloodsheds y epopeyas mutantes como esta, acabó en Hollywood coqueteando con personajes como Jason Voorhees, Freddy Krueger o Chucky, lo que resulta cuanto menos curioso.

Puntuación: 6/10

lunes, 14 de julio de 2014

LA JUSTICIA DEL NINJA (Enter the ninja, 1981)


Que La justicia del ninja sea un indiscutible clásico de la factoría Cannon (dirigido además por su exponente Menahem Golan) es un hecho que no le podemos negar a nadie. Creó cierta escuela, incluso. Pero aunque sea “de culto” reconozcamos que, visto hoy, es un film bastante flojo. Y es que, aunque Franco Nero sea un excelente actor (lo es, sin duda), de artes marciales no tenia ni la más remota idea cuando protagonizó esta película...basta ver la secuencia de entrenamiento con los nunchakus... Quien sí sabia, o al menos lo aparentaba mucho mejor frente a la cámara era Sho Kosugi, villano de la función que arrancó aquí su carrera en el cine de ninjas interviniendo en decenas de propuestas posteriores, algunas de ellas vendidas como pseudo-secuelas de éste film en cuestión.

Con coreografías un tanto pobres (aún siendo realizadas por un entendido como Mike Stone), la película narra la historia de Cole (Nero), que tras una especie de cursillo acelerado se convierte en un ninja blanco ante las ojos negativos de algunos de su compañeros, quienes no ven bien que en el ninjutsu un italiano reciba el mismo trato que un oriental. Días después, Cole visita a unos amigos que residen un Filipinas, dueños de una granja y asediados por los gangsters de la zona. Cole ayudará a sus compañeros, pero el mafioso-jefe (interpretado por Christopher George, visto en films de Fulci y JP Simón) contrata los servicios de Hasegawa (Kosugi), un ninja compañero de promoción de Cole.

Entendámonos, La justicia del ninja (Enter the ninja en V.O.) hay que verla, es imprescindible para comprender ese tipo de cine que vino después. No es que aburra ni produzca vergüenza ajena, sencillamente es algo pobre en general y el trabajo de los stunts canta demasiado. Y no criticaré el guión porque en este tipo de propuestas es lo de menos. Lo dicho, un clásico a su modo.

Puntuación: 6/10

miércoles, 9 de julio de 2014

BRUCE LEE LUCHA DESDE SU TUMBA (Bruce Lee Fights Back From The Grave, 1976)


Bruceploitation en toda regla, considerada por la crítica como una de las más rastreras del subgénero, el film se inicia con una de las escenas más locas de la historia del cine: un cementerio a media tarde...relámpagos nocturnos en el cielo (¿raccord?) , un rayo cae sobre la tumba de Bruce Lee y su energía hace resucitar al Maestro. Una escena espectacularmente bizarra y que hoy en día podemos considerarla mítica a la vez que insensata. Así, un Lee resucitado (con el rostro del clon Bruce K. Lea) regresa a la Tierra y viaja a Los Ángeles para visitar a su mejor amigo, descubriendo una vez allí que su allegado se ha suicidado. Tras asistir a una ceremonia que más que un funeral parece un rito satánico, Lee se echa los restos de su amigo a cuestas y comienza una investigación por su cuenta en busca de respuestas y venganza que le introducirán en el oscuro mundo de las drogas norteamericanas. Además, en su camino, se topará con multitud de luchadores a los que enfrentarse, entre ellos un cowboy o un samurai.

Si no fuese por la escena inicial que le da un toque fantástico a la propuesta, Bruce Lee lucha desde su tumba no sería otra cosa que una película de tortas (con coreografías stándars) protagonizada por un tipo que se parece un poco a Bruce Lee en una trama de revanchas que ya hemos visto mil veces. Además, en ningún momento se hace referencia a la resurrección de Lee, ni se comporta como un zombie ni nada por el estilo, por lo que nos hace pensar que el mencionado prólogo fue introducido a posteriori y que la película hubiese existido igualmente sin él, pues no aporta nada al guión. Pero seamos sinceros, así queda mucho mejor, con un tono casposo y freak que aunque falto de respeto, podemos ver con cierta gracia. Por lo que respecta a la película en sí, es entretenida, se sitúa en la media de las bruceploitations y vemos como Bruce Lea cumple con su cometido sin hacer mucho ruido. Eso sí, reconozco que el final no me lo esperaba...

 Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg