martes, 11 de abril de 2017

CONTACTO SANGRIENTO III (a.k.a. COMBATE SANGRIENTO) (Bloodsport III, 1996)



Tercera entrega de una saga que inició Van Damme basándose en un personaje real -Frank Dux- y que conoció continuidad en el mercado doméstico gracias a que productores y distribuidores quisieron exprimir el tema de los combates clandestinos. De modo que en “Bloodsport III” volvemos a encontrarnos con los mismos personajes de la segunda parte -interpretados nuevamente por Daniel Bernhardt, James Hong y Pat Morita- y con una estructura narrativa similar: mientras que “Bloodsport II” estaba narrada a partir de un largo flashback en el que el Maestro Sun explicaba a sus alumnos como Alex Cardo se convirtió en Campeón del Kumite, aquí es el propio Cardo quien le cuenta a su hijo cómo tras aquella victoria siguió participando en torneos similares. Pero el guión es lo de menos, pues todo es una mera excusa para que por la pantalla desfilen multitud de luchadores y el espectador pueda disfrutar de combates en el ring. Sin sorpresas argumentales ni pericias técnicas, “Bloodsport III” es tan llana como eficaz, un producto que ofrece lo que promete sin demasiadas complicaciones. Los personajes vuelven a ser meros monigotes colocados casi al azar, es cierto, y el villano final tiene menos carisma que los aparecidos en anteriores entregas, pero se puede llegar a aceptar pues claramente se trata de una producción complementaria, sin apenas posibilidad de lucimiento por parte de los responsables (empezando por el director Alex Mehrez); la situación y el guión apenas apenas lo permite. Sorprende, eso sí, la introducción de ciertos elementos de corte fantástico, absolutamente inadecuados y cercanos al ridículo. En este sentido, vemos como el Maestro Sun es capaz de sanar una herida con sólo pasar la mano por encima, o como Cardo puede encender un fuego con cierto láser desprendido de su dedo. Momentos risibles, como se puede imaginar, que detienen el ritmo, sonrojan al público y restan verosimilitud a la propuesta. Tampoco importa tanto, evidentemente, y lo mejor es centrar la atención en los combates y quedarse con la buena presencia que desprende Daniel Bernhardt, sin duda uno de los nombres clave para entender aquella ola videoclubera que asoló en los años noventa. Como dato final, aportar que existió un “Bloodsport IV”, también con Bernhardt como estrella de la función, pero dando vida a otro personaje en un libreto que se desprendía casi por completo de la saga. No la he visto, de modo que no puedo ofrecer una opinión al respecto.    

Puntuación:

 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario