viernes, 14 de abril de 2017

EL GUERRERO DEL BOSQUE (Forest Warrior, 1996)


Conocida en determinados circuitos como “la película en la que Chuck Norris se convierte en oso”, “El guerrero del bosque” es un filme de carácter familiar que mezcla de forma un tanto ingenua la aventura y la fantasía con ciertos toques de artes marciales, justificando así la presencia en el reparto del conocido karateka. Todo ello orquestado por el realizador Aaron Norris, hermano del actor y responsable de obras tan interesantes como “Hitman” (1991) o “Juntos para vencer” (1992); no puede decirse lo mismo del título que nos ocupa, una propuesta a todas luces menor en la filmografía de ambos que además ayuda, de forma negativa, a ensuciar la imagen del protagonista de “Golpe por golpe” (1981).

Un grupo de niños aficionados a las acampadas en el bosque conocen gracias a un anciano cercano las historias de McKenna (Chuck Norris), un guerrero que murió al tratar de salvar a su pareja y que ahora, convertido en un espíritu bondadoso, vela por la seguridad del terreno. Cuando un empresario con actitudes de mafioso -interpretado por Terry Kiser, la estrella de “Este muerto está muy vivo”(1989)- intente talar los arboles para montar un centro comercial (o algo así) los críos y el fantasma harán todo lo que esté en su poder para evitarlo. Si de por sí la sinopsis suena horrible, habría que añadir que la cinta presenta numerosos fallos de raccord, interpretaciones bastante flojas, efectos especiales indignos y un ritmo pausado que invita al aburrimiento. Un final feliz y diferentes conexiones con el cine infantil más básico redondean una propuesta innecesaria en todo momento.

Como se anunciaba al inicio de la reseña, en el filme aparecen algunos combates efectuados, claro, por Chuck Norris, pero cuya calidad dista mucho de los famosos encuentros entre el astro y Bruce Lee, Bill Wallace o Richard Norton. Aquí la acción aparece de manera un tanto brusca y descuidada, con un tono de humor siempre en busca de la risa de los infantes que acaba por convertirse en otra brecha narrativa. En fin, “El guerrero del bosque” no contentará al espectador medio y únicamente será agradecida por aquellos fans que quieran completar su colección privada de películas de Chuck Norris. Poco más.

Puntuación:
 photo fist3_zpsf6a30f94.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg photo fistblack3_zpsf6cd5913.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario